dilluns, 29 de setembre de 2008

LA LEVADURA, UN SER VIVO.

Hace un par de días, nuestro profesor de biología de 2º de bachillerato de ciencias nos hizo una pregunta, ¿qué es la vida?

Al intentar contestar dicha cuestión surgieron toda clase de dudas y es que, aunque podemos dar muchas definiciones correctas no se puede obtener una exacta.

A lo largo de varias sesiones de toma de apuntes, de intercambio de opiniones y de búsqueda de definiciones, os detallo a continuación la que encontré más apropiada:

-La vida es una propiedad de la materia que se da cuando hay una organización compleja, unas estructuras moleculares muy definidas y se dan unas características específicas de presión y temperatura. Además es necesaria la participación de elementos como el oxígeno, el nitrógeno, el hidrógeno y especialmente el carbono además de otros.

Cuando esto se da aparecen en los seres vivos las funciones vitales:

- Nutrición: intercambio de materia y energía con el medio ambiente (Metabolismo).

- Reproducción: capacidad de crear copias de sí mismos.

- Relación: Capta estímulos y da una respuesta.

- Crecimiento: Aumento de su tamaño.

- Automantenimiento: Mantienen su orden interno, reparándose continuamente a sí mismos.

El profesor nos propuso hacer un experimento con el que podríamos demostrar que las levaduras también son seres vivos y realizan la función de nutrición. No parecía tener excesiva dificultad, compramos el material necesario y nos propusimos demostrar que las levaduras realizan un intercambio de materia y energía con el exterior.

La prueba consistió en verter la levadura en dos recipientes; uno de ellos se rellenó únicamente con agua, al otro además del agua le incorporamos glucosa. A continuación cubrimos la boca de los recipientes cada una con un globo.

Después de esperar unos minutos, si el experimento se ha realizado correctamente, el globo que tapona el recipiente con la glucosa comenzará a inflarse debido a que las levaduras se alimentan de ésta, liberando en el proceso CO2, el cual asciende por el recipiente y termina por inflar el globo.





Os recomiendo que lo hagáis en casa, me ha parecido increíble ver como una masa compacta que aparentemente no presenta vida alguna contiene unos microorganismos capaces de realizar las funciones vitales.
A continuación os pongo el enlace para que podáis ver más detalladamente mi experiencia, los pasos que debéis seguir y las cantidades necesarias para llevarlo a cabo:


Sara Uroz
2º Bachillerato Científico
IES. Vicenta Ferrer Escrivá